Menu

Facebook

 

 

ANTE EL HORROR Y DESIDIA RECLAMAMOS LA EFECTIVA APLICACION DE LA LEY SALUD MENTAL EN TODAS LAS JURISDICCIONES

Las imágenes del Pabellón Psiquiátrico del Hospital Ceballos de Belle Ville (Córdoba) recientemente difundidas nos han causado una enorme preocupación y rechazo. Desde la Secretaría de Derechos Humanos sostenemos que es necesario avanzar sobre las distintas responsabilidades por la violación de los derechos humanos de las personas con padecimiento mental alojadas allí.

Las fotografías difundidas por medios locales y nacionales muestran el deplorable estado en el que viven y son tratados las 80 personas que son hacinadas en el Pabellón “Colonia Alborada”. En las imágenes se observa el resultado de tratos que degradan la humanidad de las personas: personas sin ropas ni calzados; el rapado de cabello de hombres y mujeres -por supuestas razones “sanitarias” -; deplorables condiciones sanitarias en habitaciones; falta de adecuación de los lugares de preparación de alimentos, entre otras. También se constata que el pabellón funciona como institución de encierro, ya que las personas son alojadas en celdas enrejadas de manera permanente. Lo que nos leva a preguntarnos si se cumplen con los criterios de internación establecidas en la Ley 26.657 de Salud Mental.

La sanción y promulgación de esta Ley implicó cambio de paradigma en materia salud mental, que sugiere modificaciones significativas en el abordaje y tratamiento de personas con este tipo de padecimiento.

En este caso, todo indica que el abordaje y tratamiento se realizan violando lo establecido en esa normativa: sin ningún tipo de asistencia adecuada a su padecimiento, que debe realizarse de manera integral por un cuerpo interdisciplinario de profesionales. La inadecuación y falta de recursos humanos es clara: el pabellón cuenta sólo con 3 enfermeras para las 80 personas, cuando la Organización Mundial para la Salud recomienda 1 cada 8.

Desde esta Secretaría sostenemos que debe ponerse el acento en las responsabilidades políticas, en quienes recae la obligación de cumplir y avanzar en la aplicación Ley de Salud Mental promulgada en 2010. En este caso es inevitable señalar las responsabilidades directas del Ministro de Salud de Córdoba, Carlos Simón y del Director Provincial de Salud Mental, Osvaldo Navarro por las condiciones a las que son sometidas estas personas. De la misma manera reclamamos la urgente reglamentación de esta norma y la adecuación por parte de las distintas jurisdicciones.

 

 

Rogelio De Leonardi
Secretario de Derechos Humanos
Equipos de la Secretaría de Derechos Humanos – Secretaría de Educación

volver arriba