Menu

Facebook

 

 

CTERA EXIGE JUSTICIA POR EL ASESINATO DE ISAURO ARANCIBIA

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), a través de su Secretario de Derechos Humanos, Rogelio De Leonardi, se reunió con Italia Arancibia, hermana del docente y sindicalista tucumano asesinado en la Dictadura cívico-militar. La cita se concretó con el objetivo de continuar impulsando el esclarecimiento del terrible crimen perpetrado el 24 de marzo de 1976 y la constante búsqueda de verdad, memoria y justicia.

 

Desde la CTERA, se busca que se agilice el juicio por el esclarecimiento del asesinato del maestro y Secretario General de la Agremiación de Trabajadores de la Educación Provincial (ATEP), de Tucumán, Isauro Arancibia, y de su hermano Arturo.

Isauro fue uno de los principales impulsores la unidad de todos los sindicato, principalmente con la FOTIA, y fue además en uno de los protagonistas del proceso que llevaría a la fundación de CTERA, de la que fue su Secretario General Adjunto.

Arancibia no se limitó a ser sólo un sindicalista, fue un luchador social y como tal, trabajó junto a los obreros tucumanos del azúcar por sus reivindicaciones. La defensa de los derechos humanos también lo tuvo como protagonista. En junio de 1975 contribuye activamente a la formación de una Comisión de Derechos Humanos, que luego se plasmará en la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, cuya mesa integró. Tenía conocimiento de que lo consideraban "peligroso" y había sido amenazado por la Triple A:

"Francisco Isauro Arancibia ya te advertimos una vez lobo disfrazado de oveja, está sentenciado a muerte: serás ejecutado como todos los extremistas. Te damos la última oportunidad: debes desaparecer antes del 1 de marzo cuando terminemos en Córdoba se inicia la etapa final en Tucumán. 'Adiós guerrillero' A.A.A.".

Francisco Isauro y Arturo René Arancibia, su hermano, fueron asesinados el 24 de marzo de 1976 por personal civil y policial en el local de ATEP, donde residían. El cuerpo de Isauro Arancibia tenía más de cien balazos.

volver arriba