Menu

Facebook

 

 

Columna Editorial. Julio 2021

Columna Editorial. Julio 2021

LA EDUCACIÓN EN LOS DOS DÍAS DE LA “INDEPENDENCIA”

El “9 de julio” de este año tuvimos la oportunidad de ver y escuchar a un Presidente de la Nación dando una clase de historia argentina en la que se reivindicó el valor de la gesta emancipadora e independentista. Un presidente que no eligió lamentarse frente al “querido rey” por la angustia que habrían tenido los libertadores; el único lamento que hubo (términos de disculpa) fue hecho al gobierno y al pueblo boliviano por las actuaciones de los secuaces argentinos/as en el golpe de Estado perpetrado al compañero presidente Evo Morales a fines del 2019.


						

Pero también hubo “otro acto”, convocado por la derecha conservadora. Se juntaron a la vera de la autopista una mezcla milagrosa de terratenientes y suicidas antivacunas que se creen con el derecho de exigirle cambios a un gobierno que fue elegido mayoritariamente por el pueblo para que haga otra cosa totalmente distinta a lo que esta derecha hizo cuando fue gobierno, y que ahora quiere seguir haciendo como si hubieran ganado las elecciones allá por fines del 2019.

La proclama de estos tipos empieza exigiéndole al gobierno “que cambie el rumbo político, económico y social”… pero mirá vos!! Parece que esta gente quiere un gobierno “a la carta”, para que le dé a cada uno lo que se le antoja pedir. Nosotros pensábamos que los gobiernos elegidos democráticamente por las mayorías deberían tomar las medidas necesarias para alcanzar el bien común.

Para estos muchaches de “a caballo” y de “a 4x4” parece que sólo se respeta a los gobiernos que ellos eligen. Encima, se creen con el derecho de opinar sobre todos los temas, incluso sobre los que no entienden nada, como la educación por ejemplo. Entre los planteos de su proclama, sin la mínima reflexión, “exigen clases de calidad y presenciales”, y sin haber hecho ninguna mención o consideración a la situación de pandemia y ni los resguardos mínimos y necesarios para garantizar la salud y la vida de las personas.

No se podía esperar otra cosa de este sector minoritariamente intenso que, en su delirante proclama, también exigieron:

-“Seguridad para poder transitar libremente”

Infaltable la “seguridad” para los amantes de la doctrina chocobar y los seguidores de Bullrich la pistolera. Igualmente, para “transitar libremente”, hoy es necesario además hacer lo que estos negacionista no quieren (o querían) hacer: vacunarse, cuidarse, aislarse, distanciarse… todo esto también se necesita para poder transitar libremente una vez vencida la pandemia.

-“La única fuente genuina de riqueza es la actividad productiva”

Para ellos la única actividad productiva genuina es tener un campo (o más), o ser dueño de una industria, mientras niegan al TRABAJO como la principal fuerza productiva. La fuerza de trabajo no aparece en ninguna parte de la proclama de los explotadores de los bienes naturales (y de los/as trabajadores también).

-“Reducción de impuestos”

Traducido sería: más desigualdad. Porque hay que recordarles a estos muchaches que lo que recauda el Estado es para llevar adelante políticas públicas que tiendan a la reducción de las injusticias, las “brechas” sociales y la pobreza, entre otras desigualdades. Piden reducción de impuestos los mismos que después piden ayuda a ese mismo Estado, por las lluvias, por la sequía, o el ATP, etc.

-“Se invoca la protección de dios fuente de toda razón y justicia”

Obviamos todo tipo de explicación.

Y con el carácter antidemocrático que caracteriza a estos tipos de la derecha cierran su documento diciendo:

“Con esta proclama ordenamos, decretamos y establecemos las bases de la patria que merecemos”.

Si no encontramos explicación para la idea de dios como fuente de toda razón y justicia… para este remate, menos.

Miguel Duhalde

Secretario de Educación CTERA

Buenos Aires, 13 de julio de 2021. Columna Editorial XXX 

 

 

volver arriba