Menu

Facebook

 

 

NO OLVIDAR PARA NO REPETIR

NO OLVIDAR PARA NO REPETIR

Nota opìnión de Stella Maldonado, Secretaria General de CTERA, en respuesta a la nota publicada hoy en el diario Clarín, por la ex Ministra de Educación, Susana Decibe.

La ley de transferencia de las escuelas nacionales a las provincias y la Ley Federal de Educación, fueron las llaves maestras del desmantelamiento del sistema educativo argentino que comenzó con la dictadura genocida (1976 – 1983), se extendió y profundizó con las políticas neoliberales del menemismo, de las cuales Susana Decibe fue su principal ejecutora y tuvo su continuismo con el gobierno de la Alianza.

En todo ese período se destruyó el sistema educativo nacional, se liquidó la escuela técnica, se precarizó el trabajo docente, se primarizó la escuela secundario, el Estado Nacional se desresponsabilizó absolutamente del financiamiento educativo y el Ministerio de Educación se convirtió en una agencia de administración de programas del BID y el Banco Mundial.

Mientras tanto el país se desindrustrializaba y las tasas de desempleo y de pobreza llegaban a record históricos jamás vistos en nuestra patria. Las escuelas se convertían en muchos lugares del país en campos de refugiados donde resolver las más urgentes necesidades básicas de niños, niñas y adolescentes.

Fue en aquellos días, en que los miserables salarios docentes se cobraban mal, tarde y en bonos, que la CTERA instaló la CARPA BLANCA, con dos ejes fundamentales: derogación de la Ley Federal de Educación y Ley de Financiamiento educativo. Miles de docentes de todo el país ayunaron durante 1003 días, un millón de personas visitó la carpa que se convirtió en un acontecimiento político, social y cultural de trascendencia nacional e internacional. Allí además se debatieron y construyeron propuestas para salir del inmenso cráter en el que había hundido la educación argentina. Es por eso, que luego de la crisis 2001 / 2002 el gobierno emergente tomo muchas de las demandas construidas colectivamente por CTERA y se producen algunos avances en términos legislativos y sobre todo en términos de un real y constante aumento de financiamiento educativo y un reposicionamiento del Estado Nacional como garante del derecho social a la educación, verificado en la construcción de escuelas, la creación de cargos, las mejoras salariales, el equipamiento de escuelas técnicas, el acceso a nuevas tecnologías.

Queda aún un largo camino que recorrer, recién se han sentado las bases de la transformación e indudablemente tenemos por delante aún un desafió en relación a la calidad que por cierto no la pueden medir los exámenes PISA de la OCDE que es una organización internación cuyo objetivo principal es “incrementar el comercio mundial”.

Deberemos construir en la región indicadores propios que den cuenta de nuestras realidades, contextos, valores y proyectos.

Más en esta categoría: LA MEJOR EDUCACION »
volver arriba